martes, 10 de junio de 2008

Especialmente dedicado a mi sobrino Laureano...

Mundial de Fútbol México 86. Nos reuníamos en familia para ver los partidos. Mi sobrino tenía 11 años, y no se cansaba de cantar siempre lo mismo: ..."No seas tan cruel... No busques
más pretextos... No seas tan cruel... Siempre seremos prófugos..." No fue sino hasta el año 1990, que recién llegada a la ciudad de New York, vi un video que llamó mi atención, por lo bueno del video en sí mismo, y porque me mostraba una Buenos Aires, tan lejana e inalcanzable, en ese momento. Del tema musical, ni hablar, increíble! Recién a partir de ese día, empecé a escuchar Soda Stereo, y se convirtió en mi grupo de habla hispana preferido.



3 comentarios:

Javier Caballero dijo...

Hola de nuevo. A este grupo me lo descubrió un compatriota tuyo que reside aca, en España. Oswaldo, que es como se llama, lo llevaba puesto en la furgoneta de trabajo y a mi enseguida me impacto. Le pregunte quienes eran y me hizo una breve descripción de todo lo que tú hoy nos has detallado. Inmediatamente cuando llegué a casa busque por internet y recopilé todo lo que pude de ellos. Son muy buenos, sus letras también. De hecho yo puse una entrada de ellos en mi blog, con la canción "Tratame suavemente"
http://cadenabrutal.blogspot.com/2008/01/soda-stereo-tratame-suavemente.html

Genial.

Tilie dijo...

Hola Javi
Sos uno de mis visitantes de "fierro", como decimos por aquí. Evidentemente tenemos un gusto musical bastante similar, y hasta yo diría una conexión mental. Como habrás visto, mi primer video, es el de tu entrada, casi lo pongo en el ipod para que suene. Estaba indecisa... Es más, ya mismo lo cambio.
A mí también me gusta que me traten suavemente, pero no muchas veces lo he logrado.
Besos.

Javier Caballero dijo...

Si había oido todos los videos, ahora hacía tiempo que no escucha a Soda Sterio y cuando te lo sirven en bandeja... habría sido mal educado si no lo hubiese hecho.

Por cierto tú Ipod y su contenido cada día mejor.

A todos nos gusta que nos traten suavemente, pero a veces nosotros mismos nos maltratamos. Mucho ánimo. Mucha música, Tú música.