sábado, 23 de agosto de 2008

Junio de 2007, barrio de Liniers, en Buenos Aires. Anochecía y estaba lleno de gente en la calle y en los negocios. Hacía tiempo para una cita y mientras, pensé en buscar un regalo para un amigo. Caminé buscando una disquería, y al acercarme sonaba este tema. Me impactó la voz y el estilo. Me quedé en la vidriera, escuchando, y sólo cuando terminó, entré y pregunté quién era. De ese día, sólo me quedó ese momento.

FEIST - The Water

3 comentarios:

Outsider dijo...

Hoy creo que no voy a poner canciones tristes... me voy a dar por satisfecho con las que he escuchado en tu blog... esta no la conocía... y me ha gustado.

leticia dijo...

Ja, ja, ja. Es verdad Outsider, son muy tristes, recontratristes. Sólo hay una diferencia: hace tiempo me he propuesto no estar triste, es sólo que la música que más me gusta es esa, por eso te decía que no te iba a comentar tan seguido, cuando pusieras de las otras. Igual prefiero no ponerte ni un comentario.

Outsider dijo...

Pues a mi me gustan tus comentarios...