lunes, 6 de abril de 2009

He vuelto. La semana pasada fue una semana atípica, muy llena de actividades diferentes a las habituales, y es por eso que casi no hice entradas, salvo un par que no podían pasar sin estar en el blog. Como ya comenté antes, mi hija Noelia estuvo en casa una semana completa, y juntas nos hicimos cargo de mi nieto, para que Ana pudiese hacer un par de cosas para ella (hay que ver como está de absorvida por su niño). También, el martes pasado comencé mis cursos. Una experiencia que añoraba bastante de mi juventud. Fue excelente volver a clases, sentarme en esos bancos, conocer a mis compañeros, tomar apuntes. Me anoté en dos: Uno es de Photoshop, y aunque no dudo que me gustará, lo tomé sólo porque sin esos conocimientos, no puedo cursar el de Diseño de Páginas Web. El otro, mi materia pendiente; aquélla que me va a permitir conocer mejor esa música que tanto me gusta, y a mi actual ídolo. Si, Francés, el idioma que me subyugó toda mi vida, y que por fin ahora, voy a conocer a fondo. Si bien daba para anotarme en el segundo módulo, preferí retomarlo de cero a modo de repaso. La sorpresa fue que me acuerdo de todo; evidentemente me gustaba ya mucho cuando lo di en la secundaria.
Noelia ya se fue, pero voy a estar bastante ocupada con mis clases dos veces por semana, más la tarea y estudiar. Y por supuesto, Tiziano, al que voy a cuidar cuando mi hija comience a trabajar.
Pueda ser entonces, que me deje de soñar con cosas imposibles, y ponga un poco más los pies en la Tierra.

No hay comentarios.: