miércoles, 24 de junio de 2009

25 de junio
Pudo haber sido en mi vida, una fecha de celebración para siempre... Pero se vió empañada por la mentira y la impiedad, el abuso y la desvalorización, el despotismo y la crueldad, la sorna, la humillación, el menosprecio, y finalmente el agravio.
Y por si fuera poco, la "culpa". Si, siento culpa. Nunca podré perdonarme la ingenuidad y credulidad, las cuáles, me hicieron partícipe del juego. Yo celebré cada encuentro, disfruté cada toque, grité cada acierto. Me deshice en cánticos y risa, sin ver que mi entorno se derrumbaba, y pronto, caminaría sobre las ruinas...

1 comentario:

Outsider dijo...

Una imagen del pasado que me resulta muy familiar... pero del presente y de otro país.