jueves, 4 de junio de 2009

Esta semana estuve bastante distraída organizándome para cuidar de mi nieto, ya que mi hija consiguió una promoción, que como para recomenzar, no está nada mal. Por otro lado, tenía su blog muy atrasado, y además estuve viendo que hacer porque a algunas personas se les está haciendo dificultoso abrirlo o navegar por él. También estuve tratando de dedicarle más atención a la práctica de francés. Y no vino nada mal el descubrir un nuevo musical: Roméo et Juliette. Todavía no pude sentarme a verlo en su totalidad, pero lo haré el finde.



2 comentarios:

Outsider dijo...

Debe tratarse de una de las historias más redundantes de la humanidad...

leticia dijo...

En lo que se refiera a representaciones, tal vez. Pero en cuánto a la temática dentro de la vida real, la historia del existencialismo de Hamlet, me parece más redundante.
El "ser o no ser" le gana por leguas a las historias de amor prohibidas, pero tan verdaderas que pueden llegar hasta la muerte.
Esta vez no es ironía. Es escepticismo. Ja,ja,ja