martes, 2 de junio de 2009

Hoy caí en un bache. Lo que sucede es que por más que uno deje de hablar, las cosas siguen en el mismo lugar. De pronto me descubrí pensando en el casting de Talento Argentino, y me dije: "Podrías anotarte. Tenés talento. El talento para arruinarte la vida y por ende, la salud." Es que no soy la misma desde el episodio de la presión. Pero en realidad, hace más de un año que dejé de ser la que era. Sólo soy su cáscara.

3 comentarios:

Outsider dijo...

Bueno... no es el tipo de talento que te hace popular... pero a fin de cuentas a Susanne Boyle la popularidad no le ha sentado tan bien... así que es mejor no serlo en demasía.

En cualquier caso, detras de ese pesimismo vislumbro un atisbo de humor, la ironía, incluso cuando se ironiza a uno mismo... puede ser divertida... recuerda la máxima del alpinista... solo desde el nivel del mar podrás subir las mayores alturas pues desde las cumbres... solo cabe bajar.

leticia dijo...

Es que en realidad no es pesimismo. Es sólo un día triste, al que ponerle una dosis de humor, lo disfraza de menos triste.
Este humor irónico es una cualidad inherente a la argentinidad, una forma de autocriticarnos sin juzgarnos o castigarnos. Lo cuál no es fácil de asimilar para el resto del mundo, y muchas veces es visto como burla, sobre todo cuando lo extendemos hacia los demás.

Outsider dijo...

La ironía expresa en palabras lo contrario de lo que se siente, es irónico decir que tengo talento cuando en realidad pienso que no lo tengo... no sabría decir si es una cualidad argentina, pero siempre creí que no existía una característica diferencial entre la gente de uno u otro lugar, la diferencia la marcaba la educación recibida y esta es incluso distinta entre los miembros de una misma comunidad o pais variando con el tiempo.
No existe por tanto ese "resto del mundo" y seguramente habrá más de un argentino (y hasta tres...) que no comprendan a otro... siendo del mismo lugar.

Yo no entiendo a la gente por ser de un lugar... hay unos a los que entiendo y otros a los que no... pero alegra la cara... ya que no podemos evitar el tener arrugas... por lo menos que se giren hacia arriba.