miércoles, 29 de julio de 2009

Empecé sintiendo mucho frio la semana anterior y ésta, indefectiblemente caí víctima de la gripe (la común). No he ido a trabajar desde el viernes, no veo a mi nieto desde el sábado, mi hija vino una sola vez, y sólo salí ayer 10 minutos a comprarme un jarabe. Me he sentido muy sola, necesitaba imperiosamente un mimo.
Hay momentos en que una mirada puede ser una caricia; también puede serlo un gesto o una sonrisa. El agua puede acariciarte cuando te sumerjís en el mar. La brisa te acaricia cuando caminás por la calle. El sol, en el verano. La música suele acariciarte con frecuencia. Pues bien, yo tuve mi caricia estos días en que la necesitaba, y me llegó por e-mail...Siiiiiii..., por e-mail...!!!
Tenía más o menos esta forma:
http://etcetcetc...música francesa de todos los tiempos.etc
Una persona se acordó de mí, y me hizo un mimo, sin saber que estaba enferma, y sin que se lo pidiera. Pero! De esa manera? Si, cada uno acaricia como puede.
Ya descargué la primera parte y asi, de una, los tres primeros temas se convirtieron, por sí mismos, en más caricias que, me emocionaron y me hicieron llorar, pero que me deleitaron. Y un cuarto...
Hoy te devuelvo algunos, convertidos en videos, que es la manera que tengo de acariciar.



2 comentarios:

Javier Caballero dijo...

En primer lugar, mejorate y después, que te acaricien. Que te acaricien como tus nos has acariciado a nosotros con estas tre joyas.

Un beso.

leticia dijo...

Gracias por ambos deseos. Viste que cosas maravillosas? Te das cuénta Javi? La buena música es definitivamente atemporal!