miércoles, 12 de agosto de 2009

Creo en el Universo, como fuente inagotable de sabiduría y oportunidades. Cada vez que nos enfrentamos a algo difícil o cometemos algún error, en algún futuro no muy lejano, el destino nos pone a prueba para ver qué tanto hemos aprendido. Y el otro día se me presentó una oportunidad de demostrarlo.
En un primer momento pensé: "no voy", y estoy casi segura que él también pensó que daría un paso atrás, que no iría. Pero enseguida me percaté que si no era en esa ocasión, sería en cualquier otra: caminando por la calle, en un cine, un shopping, un supermercado, y sin previo aviso. Por lo menos esta vuelta, lo sabía, estaría preparada. Debía enfrentar la realidad. Una realidad que conocía de sobra, pero que requería hacerse corpórea, visible, concreta. Entonces..., fui.
Allí estuvimos, los dos, una vez más, jugando nuestro juego preferido: "Estar al límite". Te veo pero no te veo, te oigo sin escucharte, me acerco pero ni te rozo...¡Qué raro era todo! Haber compartido tantos secretos, tantos placeres, tantas miserias, tantas pérdidas y enfermedades de nuestros seres queridos... Siempre firmes, prestándonos el hombro, el oído, el cuerpo todo, para confortarnos... De pronto estábamos allí, y estábamos tan lejos...
Pero, a pesar de la situación... A pesar de su indiferencia, y a pesar de mi amor... A pesar de todo, no me sentí triste. Todo lo contrario. Me sentía tan alegre, tan tranquila, tan en paz conmigo misma, que mi noche de sábado y show, no se vió empañada en lo absoluto.
Estaba orgullosa. Había superado la prueba.

4 comentarios:

Javier.S.H dijo...

Precioso relato, cargado de sentimientos Tilie, acompañado de una voz espectacular. La de veces que e escuchado esta canción......

leticia dijo...

Asi es Javi, una hermosa canción, en una voz hermosa, de alguien que debe enfrentarse también a su propio karma.
Gracias por estar.
Un gran beso y un gran abrazo de oso, como esos que vos das siempre.

Outsider dijo...

Solo una pequeña discrepancia... el universo no es la fuente... es el continente de lo que las fuentes puedan ofrecer... pero en realidad solo es un matiz que no cambia el resto.

La canción... triste... querer a alguien es un juego en el que solo queda la opción de perder... pero bueno... así es la vida... nacemos sabiendo que lo único seguro es que vamos a dejar de vivir y la única incognita es que no sabemos cuando.

leticia dijo...

Mi entrañable y extrañable amigo!! Volviste! Espero que ya estés más acomodado y más tranquilo.

La canción? Triste, si. Porque la tristeza profunda de mi amor no correspondido...esa, se mantiene intacta.