lunes, 17 de enero de 2011

Los mexicanos son adorados o aborrecidos por sus telenovelas, pero una cosa es indiscutible: Tienen vasta experiencia en el género y un olfato que siempre los lleva a ser precursores.

Tal fue el caso de "Alcanzar una estrella" (1990), primera en Latinoamérica, y me atrevería a decir, en el mundo, ideada y desarrollada para la juventud, y esencialmente musical.



Fue todo un éxito y eso animó a los productores y guionistas a poner al aire en 1991, su secuela, "Alcanzar una estrella II".
La historia venía hilada con la primera y muchos de los personajes siguieron desarrollando sus vidas en ella... Pero la apuesta se duplicó con la formación de un grupo musical (Muñecos de Papel) que, emergido de la ficción, tuvo amplia repercusión en los escenarios reales, y del que saltaría a la fama Ricky Martin. No recordaba el final, el cierre, y viéndolo hoy, pude darme cuenta de lo mucho que el elenco disfrutó de ese trabajo.



Yo vi las dos novelas cuando vivía en N.Y., y en estos últimos días, gracias a la magia de internet, rememoré unos cuantos capítulos de la segunda, asi como a vuelo de pájaro. Aquélla fue una etapa de mi vida tranquila y muy familiar. Nada parecía anticiparme todo lo que se estaba por venir... Disfruté rememorándola.

2 comentarios:

Outsider dijo...

El de las telenovelas es un género que no comprendo, me llama la atención la capacidad que tiene de atraer a gente de toda condicion. Supongo que sirve para olvidar durante el tiempo que duran todos los demás problemas pero lo que más me sorprende es que tanta gente escoga precisamente la telenovela como via de escape. Como dijo alguien antes, tanta gente no puede estar equivocada...

En fin, algo ya tarde, pero ya sabes que soy impresentable hasta en eso, feliz año nuevo.

leticia dijo...

Jajajaajjjj!!! Ya lo creo que lo sos, pero yo te quiero asi. Creo que después de varios enojos, he llegado a adaptarme a estas desapariciones de ustedes, tan sorpresivas como sus respectivas reapariciones. Asi pues, no te preocupes por la demora y..., gracias.
En cuanto a las novelas, no soy yo quién pueda esclarecer tus dudas, sólo sé que siempre me engancho con alguna. Y lo curioso es que a pesar que podría pensarse que es un género puramente para público femenino, he conocido y conozco familias enteras que se enganchan con ellas. Está bueno soñar un poco.