martes, 15 de marzo de 2011

En estos meses de verano en los cuáles, la mayoría se dedica a vacacionar al aire libre, yo, salvo un viaje relámpago a Rosario, me la he pasado encerrada en mi casa. Y es que para mí, las vacaciones significan hacer lo que se me dé la gana, y se me dió por querer devorarme dos series españolas, hasta el final una (El internado), y hasta el capítulo de la semana pasada, la otra (Cuéntame cómo pasó). Igual, aproveché el tiempo para que ingresaran los pintores a mi casa, y para repasar francés. Y por supuesto, para estar en la grata compañía de mi nieto. Hoy, ya estoy lista para retomar mis clases y ver si, de una vez por todas, empiezo a entender este idioma precioso, sintener que leerlo.


¿Se nota que volví?

No hay comentarios.: