jueves, 28 de julio de 2011

POCO PARA VER... MUCHO PARA ESCUCHAR

Sin lugar a dudas, Robe Iniesta ha ido creciendo, madurando junto a su público. Aquéllos jóvenes que en los 90s deliraban con sus transgresiones, hoy se estremecen con su poesía. Ni las unas ni la otra, faltaron en ninguna de sus etapas, sólo se agudizaron en la apropiada. En lo instrumental, un sello inconfundible, inimitable.





No hay comentarios.: