miércoles, 31 de agosto de 2011

Si pudiera representar "mi pequeño mundo" en un mapa, éste tendría muy pocos continentes: Mi familia, mi trabajo, internet, el francés y la música. Los dos últimos se han llegado a convertir en un verdadero fuerte, en el que vivo encerrada por propia voluntad la mayor parte del tiempo, para abstraerme y protegerme de aquel otro, el mundo real, en el que suceden cosas terribles e imposibles de manejar, como lo sucedido hoy. Y es que la violencia nuestra de cada día, nos acaba de regalar otra víctima: Candela, de sólo 11 años.
Desconozco el mecanismo por el cuál, algunos casos suenan más que otros, y este fue uno de ellos.
Pero no es tan distinto de otros muchos que ocurren, y duele decirlo, "diariamente", en mi país. Niños de toda edad y sexo, hombres y mujeres trabajadores de toda condición social, bebés que no alcanzan a ver la luz, y ahora también, turistas.
No alcanza, Sra. Presidenta, para terminar con estos hechos, con que nos reciba en su cómodo despacho, nos de una palmadita en el hombro y nos endulce el oído con palabras de aliento... Es hora que empiece a cuidarnos en serio!!!

No hay comentarios.: